Romanos 8: 37-39 (RVR-60)
37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,
39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.
La gente más apasionada de este siglo, debemos ser todos los que tenemos la fe, los que hemos entregado el rumbo de nuestras vidas a Jesús.
La fe nos fortalece y nos lleva a triunfar en las diversas pruebas de la vida.

PUNTO 1: PABLO, APASIONADO POR DIOS
Romanos 8: 37-39 (RVR-60)
37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,
39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.
El amor hacia Dios, debe ser intenso, apasionado, mas que todo lo que queremos en esta vida; debe ser mas que nuestra razón.
Cuando nuestro amor hacia Dios es así, él nos dará su bendición y ninguna cosa no podrá apartar de él.
PUNTO 2: LOS APASIONADOS, NO DESMAYAMOS
2 Corintios 4:16-17 (RVR-60)
16 Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día.
17 Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria;
Las personas que vivimos apasionados, no desmayamos en las tribulaciones, sino que sacamos provecho de los vientos contrarios. Los apasionados sabemos que las tribulaciones producen en nuestra vida y no dejamos que el desánimo llegue a nuestra vida.
PUNTO 3: LAS MALAS EXPECTATIVAS
Génesis 39:9 (RVR-60)
No hay otro mayor que yo en esta casa, y ninguna cosa me ha reservado sino a ti, por cuanto tú eres su mujer; ¿cómo, pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios?
Los que hemos aprendido a vivir apasionadamente no nos dejamos dominar por las malas experiencias de la vida, o las marcas que han dejado los fracasos en la vida pasada.
Que nuestra pasión por Dios nos lleve por encima de los errores que hemos cometido.
PUNTO 4: EL APASIONADO, PIENSA BIEN
Salmos 77:13-14 (RVR-60)
13 Oh Dios, santo es tu camino; ¿Qué dios es grande como nuestro Dios?
14 Tú eres el Dios que hace maravillas; hiciste notorio en los pueblos tu poder.
Salmos 77:19 (RVR-60)
19 En el mar fue tu camino, y tus sendas en las muchas aguas; y tus pisadas no fueron conocidas.
Los apasionados vemos maravillas y pensamos como Josué y Caleb. Debemos apasionarnos por Dios, cantar, gritar, saltar y alabar; no le demos cabida al desánimo en nuestra vida.
¡El Dios que hace maravillas ha dicho que vive en nosotros!
Y estas son Palabras de Vida Eterna West, para usted. Pastor Alejandro Aguirre.
Categorías: Predicaciones