1 Samuel 1:26-28 (RVR-60)
26 Y ella dijo: ¡Oh, señor mío! Vive tu alma, señor mío, yo soy aquella mujer que estuvo aquí junto a ti orando a Jehová.
27 Por este niño oraba, y Jehová me dio lo que le pedí.
28 Yo, pues, lo dedico también a Jehová; todos los días que viva, será de Jehová.
Algunas veces nos levantamos y pasado por días en los que sentimos que no termina el día bien; pero Dios nos ha dado la capacidad de superar esos días malos.

PUNTO 1: SOÑANDO Y ORANDO
1 Samuel 1:26-28 (NTV)
26 «Señor, ¿se acuerda de mí?—preguntó Ana—. Soy aquella misma mujer que estuvo aquí hace varios años orando al Señor.
27 Le pedí al Señor que me diera este niño, y él concedió mi petición.
28 Ahora se lo entrego al Señor, y le pertenecerá a él toda su vida». Y allí ellos adoraron[k] al Señor.
Las mujeres también superan los días malos, vemos como Ana pudo confiar, creer y superar todos sus días malos y obtener su promesa.
Debemos volver a soñar y no dejar de orar, de este modo vamos a poder ver como llega el día en el que nuestra petición se vuelva una realidad.
PUNTO 2: CELEBRANDO TU FIDELIDAD
2 Samuel 6:12-14 (RVR-60)
12 Fue dado aviso al rey David, diciendo: Jehová ha bendecido la casa de Obed-edom y todo lo que tiene, a causa del arca de Dios. Entonces David fue, y llevó con alegría el arca de Dios de casa de Obed-edom a la ciudad de David.
13 Y cuando los que llevaban el arca de Dios habían andado seis pasos, él sacrificó un buey y un carnero engordado.
14 Y David danzaba con toda su fuerza delante de Jehová; y estaba David vestido con un efod de lino.
Cuando superamos los días malos, hay que celebrarlo.
Mientras celebramos pueden salir personas que no esten muy contentos como le paso a David con su esposa, y estas son las persoas que no les agrada nada y se quejan por todo.
No dejemos que nada ni nadie nos quite el gozo que el Señor nos ha dado despues de superar un día o una situación mala.
PUNTO 3: CREYENDO HASTA EL FINAL
Juan 12:9-11 (RVR-60)
9 Gran multitud de los judíos supieron entonces que él estaba allí, y vinieron, no solamente por causa de Jesús, sino también para ver a Lázaro, a quien había resucitado de los muertos.
10 Pero los principales sacerdotes acordaron dar muerte también a Lázaro,
11 porque a causa de él muchos de los judíos se apartaban y creían en Jesús.
Ninguno de nosotro  estamos exentos a pasar días malos, aún cuando Jesús sea nuestro amigo o este a nuestro lado. Pero no podemos olvidar que el Señor no nos deja solos y que el llega en el timpo correcto, solo nosotros debemos creer.
Tengamos presente que nuestro testimonio siempre puede contagiar e impactar la vida de alguien más.
Y estas son Palabras de Vida Eterna West, para usted. Pastor Alejandro Aguirre.