Jeremías 1:4-7 (RVR-60)
Vino, pues, palabra de Jehová a mí, diciendo:
Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.
Y yo dije: ¡Ah! ¡Ah, Señor Jehová! He aquí, no sé hablar, porque soy niño.
Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande.

PUNTO 1: DIOS TE CONOCE
Jeremías 1:5 (RVR-60)
Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.
En todos los niveles de fe, debemos saber que Dios nos conoce.
Cuando pensamos que el Señor no sabe nada de nosotros estamos equivocados, pues sabe de nosotros, mucho antes que nuestros propios padres. Al final Dios ya tiene todo arreglado a nuestro favor.
PUNTO 2: CONQUISTA LOS TEMORES
Éxodo 4:16-18 (RVR-60)
16 Y él hablará por ti al pueblo; él te será a ti en lugar de boca, y tú serás para él en lugar de Dios.
17 Y tomarás en tu mano esta vara, con la cual harás las señales.
18 Así se fue Moisés, y volviendo a su suegro Jetro, le dijo: Iré ahora, y volveré a mis hermanos que están en Egipto, para ver si aún viven. Y Jetro dijo a Moisés: Ve en paz.
Aún con todas las excusas que le podamos dar a Dios, eso no puede cambiar en plan que tiene para nuestra vida. El Señor nos encamina a superar los temores, y él nos ayudará en nuestro nivel de fe.
¡Conquista tus temores, Dios te sorprenderá!
PUNTO 3: NO POSTERGAN SUS PELEAS
1 Samuel 17:48 (RVR-60)
48 Y aconteció que cuando el filisteo se levantó y echó a andar para ir al encuentro de David, David se dio prisa, y corrió a la línea de batalla contra el filisteo.
David, siendo un joven no puso en espera esta batalla, él no postergó su pelea. Cuando peleamos podremos cortarle la cabeza a Goliat, y podremos conquistar las promesas a las que otros temen. No podemos hechar para atras y bajarnos del nivel en el que ya el Señor nos tiene.
PUNTO 4: AYÚDAME A CREER
Marcos 9:23-24 (RVR-60)
23 Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible.
24 E inmediatamente el padre del muchacho clamó y dijo: Creo; ayuda mi incredulidad.
Marcos 9:24 (PDT)
24 Enseguida el papá del muchacho gritó muy fuerte: —¡Creo, ayúdame a creer aun más!
Es mejor ser sincero al Señor, que intentar sorprenderle con actos que no le impactan. Hay oraciones o conversaciones que hemos postergados, pero debemos tener la actitud de este hombre pues el no dejp su batalla para después la enfrentó de una vez.
¡Esta es tu hora de subir al siguiente escalón, al siguiente nivel!
Y estas son Palabras de Vida Eterna West, para usted. Pastor Alejandro Aguirre.
Categorías: Predicaciones