La partida de Moisés, fue triste para todo el pueblo de Israel y aún mas fuerte para Josué. Pero Dios le da una orden a Josué, y le dice necesito que te seques las lágrimas y continues.

PUNTO 1: SECA TUS LÁGRIMAS

Josué 1:2 (RVR-60)

Mi siervo Moisés ha muerto; ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel.

Es normal que el dolor nos envuelva en la perdida de una personas que amamos.

La muerte nos deja lecciones de vida. Mira el Proverbista nos da una buena lección:
Eclesiastés 7:2 (TLA)

2 Más vale ir a un entierro que a una fiesta, pues nos
hace bien recordar que algún día moriremos.

Todo tiene un balance en la vida. Llorar es bueno y de hecho saludable pero el mismo Dios le dijo a Josué en otras palabras, ya sécate las lágrimas que hay que continuar.

¡Llego la hora de secar tus lágrimas!

PUNTO 2: TODO TIENE SU TIEMPO

Eclesiastés 3:1-4 (RVR-60)

1 Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.

Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado;

tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar;

tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar;

No podemos congelarnos en el tiempo. La pandemia nos a congelado la mente a algunos y sobre todo y mas peligroso aún, tiene la fe de muchos congelada.

Llego el tiempo para acercarnos al fuego, no podemos dejar que el frío de la prueba nos apague la llama.

Debemos acercarnos al Señor y así mantendremos la llama encendida.

PUNTO 3: LAS LÁGRIMAS DE PEDRO

Mateo 26:75 (RVR-60)

75 Entonces Pedro se acordó de las palabras de Jesús, que le había dicho: Antes que cante el gallo, me negarás tres veces. Y saliendo fuera, lloró amargamente.

Es inevitable que lloremos al servir al Señor, porque siempre hay situaciones que nos golpean.

En ocasiones hay personas que viven presa de la culpa y así se sentia Pedro. Lo peor es que se forja una generación fundamentada en la lastima a raiz de la culpa por los errores del ayer.

Juan 21:17 (RVR-60)

17 Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas.

Ahora que Jesús a resucitado, le pregunta 3 veces si le ama. Jesús quería extirpar cualquier raíz de amargura.

¡Amargado no le funcionas a Dios!

PUNTO 4:DOMINÁNDOME

Jonás 4:1-4 (RVR-6)

1 Pero Jonás se apesadumbró en extremo, y se enojó.

2 Y oró a Jehová y dijo: Ahora, oh Jehová, ¿no es esto lo que yo decía estando aún en mi tierra? Por eso me apresuré a huir a Tarsis; porque sabía yo que tú eres Dios clemente y piadoso, tardo en enojarte, y de grande misericordia, y que te arrepientes del mal.

3 Ahora pues, oh Jehová, te ruego que me quites la vida; porque mejor me es la muerte que la vida.

4 Y Jehová le dijo: ¿Haces tú bien en enojarte tanto?

Los que se enojan en extremo, pierden el control. Dios no esta obligado a contentarnos con todo lo que queremos.

No podemos servir a Dios llenos de condiciones y caprichos.

¡Debemos continuar el Señor nos dice que estará con nosotros!

 

 

Categorías: Predicaciones