¡Debemos empezar a provocar los milagros en nuestras vidas!

PUNTO  1: LA FE DE 4 AMIGOS

Marcos 2:4 (RVR-60)

Y como no podían acercarse a él a causa de la multitud, descubrieron el techo de donde estaba, y haciendo una abertura, bajaron el lecho en que yacía el paralítico.

Se puede aprender de estos 4 amigos que ellos a pesar de su realidad tomaron la decisión de buscar su respuesta. Hoy debemos todos tomar la decisión de no irnos sin nuestra respuesta.

Debemos creer por un milagro, cuando traemos cualquiera situación que no podemos resolver a Jesús el puede: sanar, liberar y levantar.

Nuestra fe debe ser como la de estos 4 amigos, una fe que intercede a favor de alguien más, que hace vallado y que se coloca en la brecha.

PUNTO 2: LA MUJER DEL FLUJO DE SANGRE

Marcos 5: 25-28 (RVR-60)

25 Pero una mujer que desde hacía doce años padecía de flujo de sangre,

26 y había sufrido mucho de muchos médicos, y gastado todo lo que tenía, y nada había aprovechado, antes le iba peor,

27 cuando oyó hablar de Jesús, vino por detrás entre la multitud, y tocó su manto.

28 Porque decía: Si tocare tan solamente su manto, seré salva.

Quizás llevas años sufriendo pero, llegó tu hora de ver una respuesta de parte de Dios. Es una seguridad que verás un milagro ocurrir en tu vida.

Esta es la fe que no solo sana, sino que también salva. Se requiere esta fe, para dar ese último paso y tocar el borde de su manto.

PUNTO 3: LA FE DE LA MUJER CANANEA

Mateo 15: 21-28 (RVR-60)

21 Saliendo Jesús de allí, se fue a la región de Tiro y de Sidón.

22 Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: !!Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio.

23 Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros.

24 El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel.

25 Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: !!Señor, socórreme!

26 Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos.

27 Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos.

28 Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora.

Esta es la fe de aquellos que sabemos no tenemos otra opción sino que el cielo mismo, sea abierto a nuestro favor. Es la fe que surge de un corazón humilde y sencillo.

PUNTO 4: PROVOCA TU MILAGRO

Marcos 6: 1-6 (RVR-60)

1 Salió Jesús de allí y vino a su tierra, y le seguían sus discípulos.

Y llegado el día de reposo,[a] comenzó a enseñar en la sinagoga; y muchos, oyéndole, se admiraban, y decían: ¿De dónde tiene éste estas cosas? ¿Y qué sabiduría es esta que le es dada, y estos milagros que por sus manos son hechos?

¿No es éste el carpintero, hijo de María, hermano de Jacobo, de José, de Judas y de Simón? ¿No están también aquí con nosotros sus hermanas? Y se escandalizaban de él.

Mas Jesús les decía: No hay profeta sin honra sino en su propia tierra, y entre sus parientes, y en su casa.

Y no pudo hacer allí ningún milagro, salvo que sanó a unos pocos enfermos, poniendo sobre ellos las manos.

Y estaba asombrado de la incredulidad de ellos. Y recorría las aldeas de alrededor, enseñando.

La incredulidad es enemiga de los milagros.

Para ver la mano de Dios en cada paso, debemos ignorar los pensamientos negativos.

¡Solo debemos creer y provocaremos el milagro que estamos esperando que ocurra en nuestras vidas!

Categorías: Predicaciones