Necesitamos los ojos de fe de nuestro Señor Jesús, cuando cerramos nuestros ojos hay una desconexión de lo presente y visualizamos por la fe lo que le pedimos a Dios.

PUNTO 1: CUIDA TUS OJOS

Mateo 6: 22-23 (The message-traducida)

22  Tus ojos son ventana a tu cuerpo. Si abres bien los ojos con asombro y Fe, tu cuerpo se llena de luz.

23 Si vives con los ojos entrecerrados en la codicia y la desconfianza. Tu cuerpo es un sótano húmedo. Si corres las persianas de las ventanas, ¡qué vida tan oscura tendrás!

Nuestros ojos son ventanas a nuestro cuerpo. Sin embargo, no todo el tiempo abrimos la ventana a la fe sino a otras cosas.

Debemos abrir bien nuestros ojos, pero no para la codicia y la desconfianza, no siempre lo que otros tienen es lo que necesitamos.

Necesitamos la luz de Jesús que entre a nuestros ojos y dejar toda ceguera espiritual.

PUNTO 2: TÚ DECIDES A DONDE MIRAR

Mateo 5: 27-29 (RVR-60)

27 Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio.

28 Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.

29 Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.

Quien cuida sus ojos aleja el pecado de sus vidas. Los ojos activan muchas cosas en nuestros pensamiento y nuestra mente. Lo que pensamos activa nuestros sentidos, y al momento la carne comienza a cavilar qué hacer.

No siempre lo que miramos nos conviene.

PUNTO 3: SIRVE POR ENCIMA DE LOS CELOS

1 Samuel 18: 7-9 (RVR-60)

Y cantaban las mujeres que danzaban, y decían:
    Saúl hirió a sus miles,
    Y David a sus diez miles.

Y se enojó Saúl en gran manera, y le desagradó este dicho, y dijo: A David dieron diez miles, y a mí miles; no le falta más que el reino.

Y desde aquel día Saúl no miró con buenos ojos a David.

No podemos vivir por los comentarios de la gente, sigamos enfocados en servir a Jesús.

Nada vale más que serle fiel al Señor en cualquier posición o lugar que Dios nos ponga.

Si decidimos amar a Dios seremos de los creyentes con los que Dios este.

PUNTO 4: ALZA TUS OJOS Y MIRA

Juan 4: 35-36 (TLA)

35 »Después de sembrar el trigo, ustedes dicen: “Dentro de cuatro meses recogeremos la cosecha.” Fíjense bien: toda esa gente que viene es como un campo de trigo que ya está listo para la cosecha.

36 Dios premiará a los que trabajan recogiendo toda esta cosecha de gente, pues todos tendrán vida eterna. Así, el que sembró el campo y los que recojan la cosecha se alegrarán juntos.

Dios está acelerando los tiempos. Ellos miraban campos de trigo, pero Jesús miraba la cantidad de Samaritanos que venían a Él.

Todas las personas que vienen a la iglesia es como el trigo que está listo para la cosecha.

Ya el campo está listo para cosechar.

Categorías: Predicaciones