Oposición es poner algo en contra de, es contradecir un designio. En la vida todos enfrentamos oposición.

PUNTO 1: TE MANTIENE ENFOCADO

Salmos 27: 2-36 (RVR-60)

Cuando se juntaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos,
Para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron.

Aunque un ejército acampe contra mí,
No temerá mi corazón;
Aunque contra mí se levante guerra,
Yo estaré confiado.

Dios permite enemigos en nuestra vida para que no perdamos el enfoque. Hay veces que nos cuesta creer que las personas que estan siempre en contra de lo que hagamos, son de ayuda a nuestra vida.

Demos gracias por las oposiciones que tenemos en nuestra vida, porque nos ayudan a no perder el enfoque.

PUNTO 2: ME ENSEÑA A DEPENDER DE DIOS

Deuteronomios 28:7 (NTV)

»El Señor vencerá a tus enemigos cuando te ataquen. ¡Saldrán a atacarte de una sola dirección, pero se dispersarán por siete!

La biblia nos confirma que nos dará la victoria sobre nuestros enemigos; no dice que no tendremos más batallas o enemigos que enfrentar. La clave es que dependamos de Dios.

Debemos aprender que Dios nos da una promesa para que no perdamos el enfoque cuando nos ataquen.

PUNTO 3: CRECES Y TE MULTIPLICAS

Éxodo 1:12 (RVR-60)

12 Pero cuanto más los oprimían, tanto más se multiplicaban y crecían, de manera que los egipcios temían a los hijos de Israel.

Una realidad de la iglesia es que hemos crecido en tiempos difíciles y tiempos de oposición. No podemos elegir los tiempos que vivimos y muchos menos a los  enemigos que tenemos que enfrentar.

Dios usará a nuestros enemigos para alcanzar el éxito más que a nuestros propios amigos. Él usará todo a nuestro favor.

PUNTO 4: TE HACE MÁS FUERTE

2 Corintios 12: 7-10 (RVR-60)

Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera;

respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí.

Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.

10 Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Aunque veamos presión, seremos lanzados a mayores distancias. Soportemos la presión, porque así nuestro alcance será mayor.

Nos hacemos más fuertes cuando nos sostenemos de Dios; lo que aveces pensamos que nos va a destruir en realidad es Dios levantandonos para hacer algo nuevo.

Categorías: Predicaciones