Si nosotros queremos oír la voz de Dios tenemos que tomar de antemano, la decisión de hacer lo que Él nos diga.

Punto 1: Dios te habla, ¿Tú lo escuchas?

Deuteronomio 28:2 (RVR-60)

Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios.

Este verso comienza con una afirmación, pero hay una única condición: Si oyeres la voz de Jehová tu Dios. Tenemos que estar totalmente convencido que en nuestros días, Dios aún habla.

Punto 2: Pide su guía

Lucas 11:9 (RVR-60)

Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.

Si Dios nos responde aquí en la tierra de acuerdo a una petición. Dios nos responde, Él lo hace: en respuesta a nuestra oración. Dios habla con todos los que oramos.

Punto 3: Intranquilidad y la paz

Filipenses 4:7 (RVR-60)

Donde el corazón pierde la paz los problemas comienzan a gobernarlo. Si hay paz, este es un excelente medidor para hacer las cosas para Dios. Dios nos va a mostrar que está con nosotros en todo momento.

Punto 4: La palabra todo lo confirma

2 Timoteo 3:16 (RVR-60)

Dios confirmará, todo lo recibido en lo secreto. La palabra profética segura, es la palabra. Todo lo que hagamos debe llevar un respaldo en la palabra.

¡Hay puertas que se abren, pero no necesariamente Dios te está mandando a abrir, Hay que detenerse y pedir discernimiento!

 

Categorías: Predicaciones