La historia de Gedeón es para fortalecer a los que tenemos un reto por delante y quizás nos cueste creer que Dios puede hacer algo grande con nuestra vida.

PUNTO 1: ¿ACTUANDO POR FE O POR REALIDAD?

Jueces 7:13 (RVR-60)

13 Cuando llegó Gedeón, he aquí que un hombre estaba contando a su compañero un sueño, diciendo: He aquí yo soñé un sueño: Veía un pan de cebada que rodaba hasta el campamento de Madián, y llegó a la tienda, y la golpeó de tal manera que cayó, y la trastornó de arriba abajo, y la tienda cayó.

Cuando actuamos por fe, somos admirados por otros. Todos los que aprendemos a vivir por la fe, superamos la realidad de nuestra vida.

A veces creemos que cuando actuamos en fe nadie nos mira o no se enteran.  Todo lo que por la fe nos atrevamos a hacer tendrá grandes resultados espirituales.

¡Sigamos caminando en el sendero de la fe!

PUNTO 2: CUIDA LO QUE OYES

Jueces 7:14-15 (RVR-60)

14 Y su compañero respondió y dijo: Esto no es otra cosa sino la espada de Gedeón hijo de Joás, varón de Israel. Dios ha entregado en sus manos a los madianitas con todo el campamento.

15 Cuando Gedeón oyó el relato del sueño y su interpretación, adoró; y vuelto al campamento de Israel, dijo: Levantaos, porque Jehová ha entregado el campamento de Madián en vuestras manos.

Debemos aprender a ser selectivos en lo que depositamos a nuestros oídos. La fe es irremplazable en cada una de nuestras vidas.

Pongamos en práctica algunos consejos como: escuchemos alabanzas y tengamos un espíritu de adorador. Cuidemos nuestro interior, la gente es or fuera lo que dentro de ellos hay.

PUNTO 3: LA VITAMINA DE LA FE

Jueces 7:15 (RVR-60)

15 Cuando Gedeón oyó el relato del sueño y su interpretación, adoró; y vuelto al campamento de Israel, dijo: Levantaos, porque Jehová ha entregado el campamento de Madián en vuestras manos.

Dios es especialista en levantarnos para grandes retos.

No dejemos de venir a la casa de Dios, debemos salir de la comodidad y buscar la palabra que levanta nuestro espíritu.

PUNTO 4: CRÉELE A SU PALABRA

Juan 4:50 (RVR-60)

50 Jesús le dijo: Ve, tu hijo vive. Y el hombre creyó
la palabra que Jesús le dijo, y se fue.

Es importante creer en la palabra de Dios aún cuando no vemos las señales y los milagros ocurrir cuando se lo pedimos.

Si tenemos nuestra dudas sobre la fe se entiende, los grandes héroes de la fe dudaron. Sin embargo no dejaron de creer ala voz de Dios.

Si hemos decidido vivir para Dios, debemos seguirlo y creer en su palabra. Recordemos que los que creemos somos bienaventurados.

Categorías: Predicaciones