Todos fuimos diseñados por Dios a su imagen y semejanza, por lo tanto todos somos fuertes.

PUNTO 1: EJERCITA EL DOMINIO

Proverbios 16:32 (NVI)

Más vale ser paciente que valiente; más vale el dominio propio que conquistar ciudades.

El texto nos deja saber que la paciencia es superior a la valentía, la paciencia es un fruto del Espíritu no asi la valentía. Es muy importante tener dominio propio para enfrentar todas las situaciones que se nos presenten a lo largo de la vida.

Es mejor dominar mi espíritu que gobernar una nación.

PUNTO 2: NO SOY COMO LOS DEMÁS

Jueces 16:15-17 (RVR60)

Y ella le dijo: ¿Cómo dices: Yo te amo, cuando tu corazón no está conmigo? Ya me has engañado tres veces, y no me has descubierto aún en qué consiste tu gran fuerza. Y aconteció que, presionándole ella cada día con sus palabras e importunándole, su alma fue reducida a mortal angustia. Le descubrió, pues, todo su corazón, y le dijo: Nunca a mi cabeza llegó navaja; porque soy nazareo de Dios desde el vientre de mi madre. Si fuere rapado, mi fuerza se apartará de mí, y me debilitaré y seré como todos los hombres..

Si hablamos de dominar las fuerzas, Sanzón es el ejemplo perfecto. Desde el vientre de tu madre fuiste escogido por Dios, hay momentos que erramos en nuestras decisiones pero al final nos rendimos a Él porque somos fuertes y tenemos un plan ya escrito por Dios.

PUNTO 3: ME LLEGÓ MI HORA

1 Corintios 6:12 (RVR60)

Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna.

Llego la hora de que domines tus fuerzas y no de que tus fuerzas te dominen a ti. En momento de que tomes buenas decisiones y que tomes la iniciativa de hacer cambios en tu vida profesional, laboral, familiar y espiritual.

Llego tu hora de conquistarte ¿Como puedes iniciar?

  • Conquístate a ti mismo
  • Conquista tu cuerpo
  • Conquista tu presupuesto, tu economía
  • Conquista tu dieta
  • Conquista tu santidad

Hebreos 12:14 (RVR60)

Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.

 

 

 

 

 

 

 

 

Categorías: Predicaciones