!Lo que olvidamos nos atrasa¡ Hay algo que debemos cuidar no olvidar y son las promesas de Dios.

PUNTO 1: DIOS TIENE MEMORIA

Deuteronomio 8:11 (RVR-60)

11 Cuídate de no olvidarte de Jehová tu Dios, para cumplir sus mandamientos, sus decretos y sus estatutos que yo te ordeno hoy;

Cada vez que olvidamos lo que el Señor a hecho por nosotros, atrasamos nuestras promesas.

Debemos estar claros en que a Dios no se le busca solo para resolver algo momentaneo, a Dios se le debe buscar para resolver nuestra eternidad.

Los que no olvidamos lo que Jesús hizo por nosotros, le entregamos todo a su disposición.

PUNTO 2: DIOS SE ACUERDA

1 Samuel 1:19 (RVR-60)

19 Y levantándose de mañana, adoraron delante de Jehová, y volvieron y fueron a su casa en Ramá. Y Elcana se llegó a Ana su mujer, y Jehová se acordó de ella.

Dios se acordará de cada uno de nosotros, la pregunta es ¿Nos acordamos nosotros de él?

Todos somos creados por Dios, difícilmente él puede olvidar lo que formó. Nosotros debemos darle gracias a Dios cada día de nuestra vida.

1 Samuel 1:20 (RVR-60)

20 Aconteció que al cumplirse el tiempo, después de haber concebido Ana, dio a luz un hijo, y le puso por nombre Samuel, diciendo: Por cuanto lo pedí a Jehová.

¡Lo que pedimos, Él siempre lo recuerda!

PUNTO 3: NUNCA TE DEJARÁ EN EL OLVIDO

Génesis 40:14 (RVR-60)

14 Acuérdate, pues, de mí cuando tengas ese bien, y te ruego que uses conmigo de misericordia, y hagas mención de mí a Faraón, y me saques de esta casa.

José quería salir de esa cárcel y quizás llegó a pensar que lo había dejado en el olvido.

El señor nunca te dejará en el olvido. Quizás es frustrante todo lo que pasamos, antes de ver nuestra victoria

¡El Señor de que nos levanta nos levanta!

PUNTO 4: HEREDEROS DE PROMESAS

Hebreos 6:10 (RVR-60)

10 Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún.

Dios no paga mal es un buen Señor o un buen jefe. Dios es nuestro jefe y hasta herencia nos deja a cada uno de sus hijos.

Hebreos 6:11-12 (RVR-60)

11 Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el fin, para plena certeza de la esperanza,

12 a fin de que no os hagáis perezosos, sino
imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia
heredan las promesas.

Debemos imitar la fe y la paciencia de los que heredaron sus promesas.

Categorías: Predicaciones