Daniel 3:17 (RVR-60)
17 He aquí nuestro Dios a quien servimos puede
librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano,
oh rey, nos librará.
Una de las grandes lecciones que aprendemos en
este caso, del horno de fuego; es que siempre que
Dios sea incluído en nuestras decisiones, Él nos
respaldará.

PUNTO 1: DIOS PUEDE
Daniel 3:17 (RVR-60)
17 He aquí nuestro Dios a quien servimos puede
librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano,
oh rey, nos librará.
El resultado de una relación cercana con el Señor nos da un sentido de identidad y seguridad muy profundo con nuestro Dios. Hay una doble herencia para los hijos que sirven a su padre; todos tenemos una herencia del cielo por ser hijos, sin embargo no es la misma herencia para lo que servimos.
PUNTO 2: TUS PALABRAS, HABLAN DE TU FE
Daniel 1:18 (RVR-60)
18 Pasados, pues, los días al fin de los cuales había dicho el rey que los trajesen, el jefe de los eunucos los trajo delante de Nabucodonosor.
Cuando hay fe, es inevitable hablar diferente. Debemos leer la palabra de Dios pero también vivirla. Dios puede, no hay dudas, la pregunta es ¿Puedes creer que él puede?
¡No hay límites para el que cree!
PUNTO 3: TU VISIÓN DEBE CAMBIAR
Daniel 3:24-25 (RVR-60)
24 Entonces el rey Nabucodonosor se espantó, y se levantó apresuradamente y dijo a los de su consejo: ¿No echaron a tres varones atados dentro del fuego? Ellos respondieron al rey: Es verdad, oh rey.
25 Y él dijo: He aquí yo veo cuatro varones sueltos, que se pasean en medio del fuego sin sufrir ningún daño; y el aspecto del cuarto es semejante a hijo de los dioses.
El enemigo nos quiere ver amarrados de brazos a pies, quiere tapar nuestra boca, pero no nos podemos callar.
Aunque nos tengan amarrados, nadie puede detener al cuarto hombre.
PUNTO 4: NO DEJES DE ORAR
Efesios 6:18-19 (RV60)
18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;
19 y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio,
La oración nos hace inmune, ante todo virus del enemigo. En todo tiempo debemos orar, el destino de todo siervo de Dios es la oreción.
Dios a aquellos que le creemos, nos engrandece y deja saber que él puede
Y estas son Palabras de Vida Eterna West, para usted. Pastor Alejandro Aguirre.
Categorías: Predicaciones