Job 1:20-22 (RVR-60)
20 Entonces Job se levantó, y rasgó su manto, y rasuró su cabeza, y se postró en tierra y adoró,
21 y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito.
22 En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno.
No podemos llamarnos vencedores, sin que existan pruebas superadas que lo evidencien. Nuestra determinación en las pruebas, son el mayor testimonio de que podemos obtener las victorias en nuestras batallas.

PUNTO 1: DETERMINADOS A VENCER

Job 1:22 (RVR-60)
22 En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios
despropósito alguno.

No podemos perder nuestra integridad, por mas difícil que sea la prueba. Podemos ver en el ejemplo en Job de que el Señor espera de nosotros que le adoremos cuando estamos atravesando el desierto.

Cuando oramos buscamos a Dios, y cuando lo adoramos Dios nos busca.

PUNTO 2: PRUEBAS EN EL SILENCIO

Job 2:7-8 (RVR-60)
7 Entonces salió Satanás de la presencia de Jehová,e hirió a Job con una sarna maligna desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza.

8 Y tomaba Job un tiesto para rascarse con él, y estaba sentado en medio de ceniza.»

Es increíble, pero Dios hace silencio y mira como actuamos nosotros en medio de las pruebas. Debemos aprender que cuando conocemos a Dios, no podemos quejarnos de él.

No nos sintamos mal, si Dios ha hecho silencio ante alguna prueba de nuestra vida; porque en realidad él se mantiene en silencio para que nuestra fe crezca y creamos a un nivel superior.

PUNTO 3: NO TE DES POR VENCIDO

Salmos 18:32-34 y 39 (RVR-60)
32 Dios es el que me ciñe de poder, Y quien hace perfecto mi camino;
33 Quien hace mis pies como de ciervas, Y me hace estar firme sobre mis alturas;
34 Quien adiestra mis manos para la batalla, Para entesar con mis brazos el arco de bronce.
39 Pues me ceñiste de fuerzas para la pelea; Has humillado a mis enemigos debajo de mí.

¿Qué clase de campeón eres tú? Dentro de cada uno de nosotros hay un campeón. No podemos pelear la batalla sino nos ponemos los guantes de la fe y decidimos pelear; debemos estar preparados con oración, con la palabra de Dios y con ayuno.

No podemos quitarnos los guantes y darnos por vencidos antes de la prueba.

PUNTO 4: DIOS TE RESTAURA EL DOBLE

Job 42:10 (RVR-60)
10 Y quitó Jehová la aflicción de Job, cuando él hubo orado por sus amigos; y aumentó al doble todas las cosas que habían sido de Job.

Cuando Dios encuentra hijos determinados, es con ellos que él puede hacer cosas sobrenaturales. Cuando llega la restauración de Dios es maravilloso, porque el Señor dio y el mismo fue quien quitó.

Y estas son Palabras de Vida Eterna West, para usted. Pastor Alejandro Aguirre.

Categorías: Predicaciones