Levítico 23:9-10 (RVR-60)
Y habló Jehová a Moisés, diciendo:
10 Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra que yo os doy, y seguéis su mies, traeréis al sacerdote una gavilla por primicia de los primeros frutos de vuestra siega.
Hay tareas que nadie puede hacer por nosotros, como también hay bendiciones que solo serán para nosotros y para mas nadie.

PUNTO 1:ESTOY DE FIESTA
Levítico 23:9-10 (RVR-60)
Y habló Jehová a Moisés, diciendo:
10 Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra que yo os doy, y seguéis su mies, traeréis al sacerdote una gavilla por primicia de los primeros frutos de vuestra siega.
Al Señor le agrada cuando venimos a él sin tener las manos vacías, sino que venimos a traer. Cada vez que damos, se prueba nuestro corazón; no seamos de los que endurezen su corazón sino tengamos siempre un corazón dadivoso y podremos ver como Dios nos bendice y nos prospera.
PUNTO 2: HAY ORDENES A MI FAVOR
1 Reyes 17:8-9 (RVR-60)
Vino luego a él palabra de Jehová, diciendo:
Levántate, vete a Sarepta de Sidón, y mora allí; he aquí yo he dado orden allí a una mujer viuda que te sustente.
Hay momentos que Dios nos lleva a sitios, lugares o situaciones que no quisiéramos vivir; pero la orden del Señor, no es en nuestra contra sino que es a nuestro favor.
La orden que no se había dado en nuestra vida pronto llegará
PUNTO 3: DAME A MI PRIMERO
1 Reyes 17:10-13 (RVR-60)
10 Entonces él se levantó y se fue a Sarepta. Y cuando llegó a la puerta de la ciudad, he aquí una mujer viuda que estaba allí recogiendo leña; y él la llamó, y le dijo: Te ruego que me traigas un poco de agua en un vaso, para que beba.
11 Y yendo ella para traérsela, él la volvió a llamar, y le dijo: Te ruego que me traigas también un bocado de pan en tu mano.
12 Y ella respondió: Vive Jehová tu Dios, que no tengo pan cocido; solamente un puñado de harina tengo en la tinaja, y un poco de aceite en una vasija; y ahora recogía dos leños, para entrar y prepararlo para mí y para mi hijo, para que lo comamos, y nos dejemos morir.
13 Elías le dijo: No tengas temor; ve, haz como has dicho; pero hazme a mí primero de ello una pequeña torta cocida debajo de la ceniza, y tráemela; y después harás para ti y para tu hijo.
No podemos quejarnos cuando vemos que Dios bendice a otros y no a nosotros, para que el Señor suelte la palabra y nos bendiga también debemos dejar de quejarnos y esperar porque pronto podremos ver llegar la respuesta a nuestras oraciones.
No tengamos miedo, no dudemos solo debemos darle a Dios primero y veremos la mano del Señor sobre nuestra vida.
Y estas son Palabras de Vida Eterna West, para usted. Pastor Alejandro Aguirre.
Categorías: Predicaciones