Diseñados para vencer

2 Timoteo 4:5-8 (RVR-60)
Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio.
Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano.
He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.
Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no solo a mí, sino también a todos los que aman su venida.
Existe un pez llamado “el caracol de las marianas” el cual es capaz de soportar la presión de agua de las profundidades marinas. Los científicos descubrieron que este pez fue diseñado diferente ya que sus características fueron hechas especificamente para soportar esa presión del mar.
Así mismo somos nosotros, fuimos diseñados diferentes, diseñados para vencer, Dios nos hizo fuertes, lo suficientemente fuertes para ser mas que vencedores.

(más…)

¿Acaso no hay Dios?

2 Reyes 1:1-4 (RVR-60)
1 Después de la muerte de Acab, se rebeló Moab contra Israel.
2 Y Ocozías cayó por la ventana de una sala de la casa que tenía en Samaria; y estando enfermo, envió mensajeros, y les dijo: Id y consultad a Baal-zebub dios de Ecrón, si he de sanar de esta mi enfermedad.
3 Entonces el ángel de Jehová habló a Elías tisbita, diciendo: Levántate, y sube a encontrarte con los mensajeros del rey de Samaria, y diles: ¿No hay Dios en Israel, que vais a consultar a Baal-zebub dios de Ecrón?
4 Por tanto, así ha dicho Jehová: Del lecho en que estás no te levantarás, sino que ciertamente morirás. Y Elías se fue.
Hay veces que nos sentimos mal al no ser tomados en cuenta. Siendo padres, se espera que los hijos se acerquen a ellos para recibir consejos; siendo líderes, se espera que los discípulos lo tomen en cuenta; y pues quizá así mismo se sintió Dios al no ser considerado, quizá fue una medida desmesurada, pero hay razones por las cuales Dios hace las cosas.

(más…)

Ha resucitado

Mateo 28:1-6 (RVR-60)
1 Pasado el día de reposo,[a] al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María, a ver el sepulcro.
2 Y hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella.
3 Su aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve.
4 Y de miedo de él los guardas temblaron y se quedaron como muertos.
5 Mas el ángel, respondiendo, dijo a las mujeres: No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús, el
6 No está aquí, pues ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor.
El mundo ha sido impactado por la persona de Jesús, tan fuerte es que nuestra historia comienza a regirse con un Antes de Cristo y un Después de Cristo

(más…)

Orar me conviene

Santiago 5:13-17 (RVR-60)
13 ¿Está alguno entre vosotros afligido? Haga oración. ¿Está alguno alegre? Cante alabanzas.
14 ¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor.
15 Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados.
16 Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.
17 Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses.
18 Y otra vez oró, y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo su fruto.
En nuestro diario vivir enfrentamos momentos, en que nuestra única salida a algunas situaciones es la oración.
¡Debemos creer en la oración!

(más…)

Voces

1 Samuel 17: 28-29 (RVR-60)
28 Y oyéndole hablar Eliab su hermano mayor con aquellos hombres, se encendió en ira contra David y dijo: ¿Para qué has descendido acá? ¿y a quién has dejado aquellas pocas ovejas en el desierto? Yo conozco tu soberbia y la malicia de tu corazón, que para ver la batalla has venido.
29 David respondió: ¿Qué he hecho yo ahora? ¿No es esto mero hablar?
Algo en lo que debemos estar conscientes cada día, es que vamos a estar rodeados de voces a nuestro alrededor que compiten con la voz suprema, que es la voz de Dios.
Y una de las claves en la vida de fe, es afinar nuestros oídos para conocer cual es la voz de Dios.

(más…)

Persiste y resiste

2 Timoteo 3: 14-15 (RVR-60)
14 Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido;
15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.
Todos hemos pasado una temporada de nuevos desafíos, y es una realidad que hemos seguido adelante y eso es persistir. Por otro lado, en más de una ocasión pensamos que n podríamos continuar, pero si aun estamos vivos es porque pudimos resistir.

(más…)

Remanente fiel

Romanos 11: 2-5 (RVR-60)
No ha desechado Dios a su pueblo, al cual desde antes conoció. ¿O no sabéis qué dice de Elías la Escritura, cómo invoca a Dios contra Israel, diciendo:
Señor, a tus profetas han dado muerte, y tus altares han derribado; y sólo yo he quedado, y procuran matarme?
Pero ¿qué le dice la divina respuesta? Me he reservado siete mil hombres, que no han doblado la rodilla delante de Baal.
Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia.
Hemos pasado por la cautividad de un virus y somos ese remanente fiel que el Señor se tiene para esta temporada.

(más…)

Oración de jubileo

Salmos 5: 1-3 y 12 (RVR-60)

1 Escucha, oh Jehová, mis palabras; Considera mi gemir.

Está atento a la voz de mi clamor, Rey mío y Dios mío, Porque a ti oraré.

Oh Jehová, de mañana oirás mi voz; De mañana me presentaré delante de ti, y esperaré.

12 Porque tú, oh Jehová, bendecirás al justo; Como con un escudo lo rodearás de tu favor.

¿Por qué una oración de jubileo? Porque todos merecemos libertad de toda imposición de esclavitud de parte del enemigo. ¡Debemos orar como hijos!

(más…)

Justo a tiempo

Eclesiastés 3:1 (RVR-60)
1 Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.
Muchas veces quisieramos vivir o adelantar las cosas, pero aprendemos que todo tiene su tiempo. Por más que uno quiera, no podemos acelerar el reloj del tiempo que ya Dios estableció para nuestra vida.

(más…)